Sunday, July 23, 2017

Texto publicado originalmente en julio 21, 2017, traducido en Google Translate y editado en Bean.

De vuelta en la palestra con mi blog...


Hace unos años, 2012 para ser exactos, empecé este blog con grandes esperanzas. Ese año fue difícil, mi salud se deterioró y mi ánimo estaba muy por debajo del sótano. Tomó un poco de esfuerzo, pero cambié las cosas y ahora estoy tan activo como antes y con un montón de planes por delante.
Mi última publicación en este blog fue en enero de 2013 y mucho ha sucedido desde entonces. Aunque no soy tan activo como solía ser, continúo trabajando en mi fotografía y finalmente he organizado un archivo que parece uno. Todavía necesita mucho trabajo, pero ciertamente estoy llegando a puerto. Lo que me lleva a uno de mis proyectos favoritos: la digitalización de mis negativos y diapositivas. Esto tiene sus raíces en el tiempo en que vivía en Soho y uno de mis negocios era duplicar diapositivas para los artistas del área, algo que hice con un artefacto que me construí con diferentes partes, algunas compradas en Canal Street (un paraíso de mercado de pulgas en ese entonces) y algunos, literalmente, recogidos de la calle. El aparato funcionó maravillosamente bien y fue una excelente entrada de dinero.
Volviendo al pasado reciente, nunca estuve muy satisfecho con los resultados que estaba obteniendo con los escáneres comerciales que compré en diferentes momentos, así que mi mente volvió a esos días de Soho y empecé a pensar en la misma línea. Ahora tenía una Nikon D300 y la misma lente Nikkor de 50mm que usé entonces (especialmente plana, para documentos). En eBay compré un montón de cosas, incluyendo algunas que no funcionaron. Luego utilicé cartón, madera, plástico, metal, pegamento, tornillos y todo lo que fuera necesario y terminé con mi actual configuración.
Después de algunas pruebas con la cámara y varios programas terminé con Sofortbild y Lightroom. Como Sofortbild no funciona con los sistemas operativos más nuevos, trabajo mas que nada con Lightroom. Para cuando hago una cantidad más grande, re-enciendo mi computadora con Yosemite y uso Sofortbild. Es un tremendo programa y sería una gran cosa que lo pusieran al día. En todo caso, desde el principio vi que había encontrado lo que estaba buscando, la resolución era tan buena como las películas y el rango de tonos era muy superior a cualquier cosa que había logrado con los escáneres comerciales. Estaba en el cielo. Como un bono, uno real si se tiene en cuenta el número de negativos y diapositivas con que comencé (más de 100.000). El sistema es rápido, muy rápido. Los escáneres comerciales pueden tomar fácilmente más de diez segundos por foto y más, la D300 sólo una fracción de segundo. Además, al ajustar la exposición, algo que no podía hacer con mis escáneres anteriores, soy capaz de obtener el mejor resultado posible, incluso variar la exposición metódicamente y utilizar la función HDR tanto de Photoshop como de Lightroom (la que odio apasionadamente en la fotografía normal). Todo esto significa que puedo hacer cientos de escaneos al día con una calidad fantástica. Y, como otro bono, he sido capaz de salvar un buen número de negativos y diapositivas sobrexpuestas y sobre reveladas (con diapositivas esto funciona en la dirección opuesta.) Estoy en el cielo, en el cielo del archivo y la digitalización. Estoy viendo algunas fotografías por primera vez y haciendo versiones mejores de otras.

Así que aquí hay un par de fotografías, con mi iPhone, de mi escaneador. Funciona muy bien. La vida puede ser buena.

Vista general del digitalizador. No es un escáner per se, ya que no escasea las fotos, sino uw simplemente las fotografía. Un lente de campo plano es esencial para este trabajo. Todas las partes fueron adquiridas en eBay y el costo final, incluyendo las partes no usadas )sin contar la cámara, por supuesto), fue menos de US$150,00

Una vista más de cerca. Se puede ver la unidad para microscopio y debajo de la mitad de un porta dispositivas  de 35mm Omega está el porta negativos Besseler. Debajo de todo está un mesa giratoria que permite ajustes circulares.
Y eso sería todo por ahora. ¡Volveré pronto!
Publicado originalmente en Enero 31, 2013, traducido con Google translate y editado en Bean.

Los mayas y Palenque


      Se suponía que este blog tendría que haber sido sido publicado hace mucho tiempo, según la medida del tiempo de los blogs, pero estuve enfermo con gripe durante un mes y ya nadie recuerda que el mundo se tendría que haber terminando en diciembre o de los mayas y su calendario supuestamente anunciando el fin del mundo, así que me voy a saltar el texto y sólo mostraré las fotos mientras pienso en el siguiente blog.

El Templo del Conde, uno de los muchos desenterrados en Palenque. Según algunas estimaciones hay miles de templos enterrados en la selva que rodea Palenque. Temprano en la mañana, justo antes de que salga el sol. Todas las fotografías tomadas con una Nikon F con una lente de 28 mm y una lente de 50 mm en película Kodachrome. 1983.

Los primeros rayos del sol empiezan a aparecer en Palenque. El Templo de las Inscripciones se ve a la derecha, 1983.
Los primeros rayos del sol bañan el Templo de las Inscripciones en Palenque. Este es el sitio de la tumba del rey Pacal. 1983.
Temprano en la mañana en Palenque cuando el sol comienza a hacer sentir su presencia. Hay docenas de estas ruinas mayas en Palenque, además de miles que aún no se han descubierto. 1983.
El gran palacio de Pacal en Palenque. Uno de los hallazgos arqueológicos más extraordinarios de México. 1983.

Algunos de los templos en la zona de Palenque. Los montículos indican una probable pirámide y son uno de los misterios duraderos de las ruinas mayas. Foto tomada desde la parte superior del Templo de las Inscripciones. 1983.

La tumba de Pacal en el fondo del Templo de las Inscripciones de Palenque. Primero se suben unos escalones muy empinados fuera del templo y luego se baja a la tumba por una escalera de piedra igualmente empinada y muy claustrofóbica. Pero el tallado en la tapa hacen que el esfuerzo valga más que la pena. 1983.

La selva está siempre presente alrededor de Palanque, aquí visto desde lo alto del Templo de las Inscripciones. Un edificio ya parcialmente cubierto se puede ver en el centro. 1983.

      Y eso es todo por ahora. Volveré pronto...
Publicado originalmente en diciembre 12, 2012, traducido con Google Translate y editado en Bean.

Otra Navidad


      Cada año, a finales de este mes, el mundo cristiano celebra el nacimiento de Cristo, un día santo que se ha convertido más en un evento comercial que religioso. No voy a incluir mis propias ideas simplemente porque hay bastante ya escrito al respecto. Pero diré que el mercantilismo de Navidad y otras festividades realmente, realmente, me repugna. No es que vaya por los aspectos religiosos de la misma (no soy religioso), pero al menos hay sentimiento real allí, sentimiento que puedo entender muy fácilmente.
      Lo que voy a hacer es mostrar algunas fotografías.


      Foto tomada en diciembre de 1961 en Santiago, Chile, para el semanario La Voz en película Kodak Tri-X Pan. Santiago está en el hemisferio sur, lo que significa que diciembre es verano, no invierno como en el hemisferio norte, donde se originó Santa Claus. En Santiago Santa Claus realmente no necesita la pesada capa de invierno y el sombrero que lleva con más de 30 ° C de temperatura. ¡Pero las tiendas ponen nieve del algodón para ser más como Europa o los EE.UU.!
      Aquí hay otra fotografía de Navidad, tomada en diciembre de 1960 en película Ilford HPS, en Santiago y de nuevo para La Voz.

      Ambas fotografías B&N fueron tomadas con una Contax IIA con un lente Zeiss 50mm f2.0. Las películas fueron reveladas en D-76 y ambas quedaron sobrereveladass debido a las condiciones en las que tuve que trabajar.
      No era fácil ser fotógrafo independiente en Chile. Aprendí mi fotografía en revistas estadounidenses como Popular Photography y Modern Photography. En ellas aprendí a revelar por inspección, lo que significaba abrir el tanque de revelado antes del tiempo prescrito y, bajo una luz verde increíblemente débil, tratar de adivinar si la película estaba lo suficientemente revelada. Por extraño que parezca, en realidad funcionaba. No siempre, pero funcionaba. Desafortunadamente, este método, como la mayoría de los métodos fotográficos químicos, dependía de una fórmula exacta. Y esto no era el caso debido a la economía de Tercer Mundo de entonces (y probablemente todavía es un factor). El hecho era que las formulas químicas de las casas fotográficas como Kodak, Ilford, Agfa y otros, todas en hermosos contenedores con instrucciones exactas, bellamente impresas, estaban completamente fuera de alcance de un fotógrafo independiente. Pero tienen que haber habido más de uno de nosotros, como lo indica la no muy buena pero única solución disponible, que era comprar las formulas químicas envasadas por una de las dos tiendas para fotógrafos profesionales en Santiago, la legendaria Casa Loben. El problema con esta solución era que los productos químicos utilizados no eran muy consistentes en su calidad y las mediciones no eran muy exactas, por decir lo menos. El resultado era un producto diferente cada vez que se mezclaba un lote de productos químicos. Debido a la realidad económica mencionada anteriormente, no había mucha prueba práctica posible. Por lo tanto, más de una vez terminé con negativos sobrerevelados o subrevelados debido a desequilibrios químicos en la fórmula.
      No fue hasta que llegué a Nueva York que experimenté una Navidad en invierno. Mi primer viaje a Nueva York fue en mayo de 1967, invitado por LIFE en Español y me quedé hasta septiembre de ese año. Volví a Chile sabiendo que de alguna manera volvería a Nueva York. La ciudad me había capturado cuerpo y alma y no me ha dejado ir todavía. Volví en octubre de 1968 para cubrir las elecciones presidenciales de Estados Unidos y, como era previsible, me quedé aquí para siempre. Ese año fue mi primer invierno en Nueva York y mi primera Navidad fría.


      Esta es la Quinta Avenida, en 1968 y se puede ver la luz muy invernal. Siendo octubre, la gente todavía puede arreglárselas con abrigos ligeros o chaquetas. Dado que estoy mirando hacia el sur por la tarde y a juzgar por las sombras, todavía es temprano. Una de mis fotografías favoritas de Nueva York.
      Y aquí hay otra, tomada el mismo día en el Rockefeller Center mirando hacia la Quinta Avenida.


      Estas dos fotografías en color fueron tomadas con una cámara Nikon F con una lente de 50mm f2.0 en película Kodak Ektachrome. En ese momento, y por muchos años después, no revelé mi propia película en color. Fue una aventura en sofisticación del más alto grado enviarlas a un Custom Lab en Nueva York. Años más tarde, cuando me convertí en experto en el desarrollo de color en mi propio laboratorio, descubrí que algunos Custom Labs no eran tan profesionales como pensé, o debería haber sido. Pero eso es otra historia.

      Y esto es por ahora. Más por venir pronto. Déjeme saber lo que usted piensa y si tiene preguntas, por favor hágalas. Y una Navidad maravillosa para todos, creyentes y no creyentes.
Este blog fue publicado originalmente en inglés en Diciembre 5, 2012, traducido con Google Translate y editado en Bean.

Bueno, aunque este es mi primer blog, no escuché trompetas ni se abrieron los cielos, lo que, por decir lo menos, es bastante humillante. Supongo que un nuevo blog no es realmente una gran noticia después de todo. Estoy seguro de que así debe ser.
      De todos modos, no tengo intención de escribir mucho; eso no es lo que soy. Soy un fotógrafo, que es lo único que he hecho constantemente toda mi vida. La otra cosa es la enseñanza, pero ni cerca, en realidad. Se suponía que debía ser ingeniero y en realidad fui a la escuela de ingeniería de la Universidad Católica de Chile por tres terribles años. Pero no era un ingeniero.
      Así que esto es lo que hice, más que nada:
x
Mi profesor de geometría, el Sr. Hernán Cortés, que en realidad era un profesor, lo que significa que enseñar era todo lo que hacía. Y era un buen maestro. Disfruté mucho de sus clases.

Y aquí está mi profesor de cálculo, un ingeniero y profesor a tiempo parcial, cuyo nombre no recuerdo, por desgracia.
      Estas fotos fueron tomadas en 1956 y los negativos originales no están en buena forma. En pocas palabras, si no fuera por Photoshop no podría mostrarlas en absoluto. Sólo para dar un ejemplo aquí hay dos fotografías de la misma época, antes y después:

El proceso de exportar desde Lightroom 4 a este blog eliminó algunas rayas, pero aún queda claro lo dañados que están los negativos.


      Me tomó varias horas limpiarlos en Photoshop CS2 en 2004 y todavía me pregunto si valió la pena el esfuerzo, aparte del hecho de que aprendí mucho y necesitaba la práctica. Probablemente debería volver a escanearlos de nuevo, ya que ahora tengo un escáner mucho mejor (un Nikon Cool Scan IV ED, bastante obsoleto, aunque, pero todavía funciona), pero eso significaría retocar los negativos de nuevo.
      En 1956 utilizaba la película Tri-x de Kodak, que había sido introducida para las cámaras de 35 mm en 1954 y era la película B&N de más alta sensibilidad, en realidad un cambio de las reglas para los fotógrafos de luz disponible. Podría ser empujado a 800 ASA (ISO hoy en día) y el grano era aceptable. A veces lo empujaba mucho más allá, pero había una correspondiente baja de la calidad. El revelador principal de la época era el D-76 de Kodak, que todavía está por ahí, al igual que la película Tri-x. Asombroso.
      Mi cámara principal (no la que utilicé para estas fotografías, sin embargo) era una Rolleicord III, una cámara de rolo de 6x6 cms con un adaptador de 35 mm que usé la mayor parte del tiempo, principalmente debido a la economía de rollos. Pero el diseño de la cámara me obligó a tomar la mayoría de mis fotografías en formato vertical y con el equivalente de un teleobjetivo de 75 mm. No es bueno para el tipo de fotografía en el que ya estaba interesado entonces, pero ideal para retratos.

El modelo Rolleicord III Twin Lens Reflex (1950-1953).
      La forma en que adquirí esa cámara es una historia en sí misma. Un tío, casado con una de las hermanas de mi madre y de muy buena situación econeomica, tenía un asistente que también era su contable. Era uno de sus empleados más confiables y las dos familias eran muy cercanas. También era un dedicado aficionado a la fotografía, siempre con su cámara y posando a la gente y tomando fotografías. Así que era natural que quisiera una cámara más profesional que las que estaba usando. Estoy seguro de que él convenció a su esposa para que le permitiera comprar una cámara más profesional diciéndole que podría hacer algo de dinero extra con una cámara mejor. Así que compró una cámara Rolleicord III con un flash electrónico y el accesorio de 35mm. Y empezó a tomar fotografías como semi-profesional. Al final resultó que terminó tomando fotos de las coristas en los teatros de variedades, algo que a su esposa no le gustó. Incapaz de convencerlo de que abandonara la fotografía de las coristas, se dirigió a mi tío quien procedió a posesionarse de la cámara después de señalarle en términos muy claros cuál era su verdadero trabajo. Como mi tío no tenía ni idea de ni interés en la fotografía, la cámara terminó en un armario, abandonada y olvidada.
      Alrededor de ese tiempo tomé mi "bachillerato", una prueba académica que supuestamente medía la preparación de los estudiantes graduados de la secundaria para la universidad. Como se suponía que yo iba a ser ingeniero, elegí mi especialización en matemáticas y lo hice muy bien, para sorpresa de todos, incluyéndome a mi. Luego di el examen de ingreso a la Escuela de Ingeniería y otra vez lo hice muy bien. Mi tío, emocionado porque había entrado a la escuela de ingeniería sin "cuñas" y sabiendo ya de mi entusiasmo por la fotografía, decidió recompensarme y me dio la Rolleicord con todos sus apegos. Para mí fue un regalo del cielo. Empezaba mi camino.
     Como nota al pie de esta historia, mi tío eventualmente se casó con la esposa del contable (en Uruguay, ya que en ese momento no había divorcio en Chile).

      Y eso es todo por ahora, hasta el próximo ...